Un tiempo para Todo!

Tomate un poco de Tiempo para reír, ya que la alegría de corazón adorna el rostro.

Tomate un poco de Tiempo para jugarya que este el secreto de sentirse joven por siempre.


Tomate un poco de Tiempo para amar y ser amado. Es el privilegio que nos da Dios.

Tomate un poco de tiempo para perdonar , Ya que esta es la única forma de liberarte a ti mismo de malos recuerdos.

Tomate un poco de Tiempo para dar. ya que esta es la forma mas fácil de recibir.

Tomate un poco de Tiempo para leer. En el leer esta el saber …. y en el saber el respeto.


Tomate un poco de Tiempo para ser amable. Es el camino hacia la felicidad.


Tomate un poco de Tiempo para trabajar. Es el precio del éxito.


Tomate un poco de Tiempo para callar , el silencio trae la recompensa de escuchar.

Tomate un poco de tiempo para pensar , el pensar antes de actuar te evita futuros problemas tomate el tiempo de viajar ,al conocer otras culturas entenderás el porque de su forma de ser y aprenderás a no juzgar a los demás a la ligera.


Tomate el tiempo para orar , Ya que este es el camino mas rápido para comunicarse con Dios.

.
Tomate el tiempo de leer la Biblia , De esa forma aprenderás que el principio de la sabiduría es el temor a Dios.


Publicado en mi blog: http://banessita-mariposa.blogspot.com

Yo me acepto tal como soy!

Para aprender a amar a los demás empecé por amarme a mí misma, a aceptar que soy como soy, y a confiar que mis decisiones son las correctas.
Para ello me apoyo en mis aciertos, acepto el amor que se me da y acepto las críticas, porque soy una mujer dispuesta a estar en este mundo y a aprender a vivir en él, estoy aquí por alguna razón y trato de ser coherente con mis propias ideas y convicciones.
Mi corazón late cada día, y al abrir mis ojos sé que estoy viva para poder disfrutar de todas las cosas que el mundo me ofrece, y que en recompensa yo también doy todo de mí para que otras personastomen confianza en si mismas y lleguen tan lejos como yo he llegado.
Aceptarnos como somosinvolucra todo: la mente  y cuerpo sin importar nuestro aspecto, y es que sólo se crece aceptándonos como personas. Cuando nos complace vernos en un espejo y vernos tan felices desde nuestro interior, porque allí nace lo que proyectamos al mundo.
Debo pensar que toda la creación está hecha para disfrutarla, así me dejaré llevar por las maravillas, porque yo me merezco lo mejor, incluso acepto los rechazos que antes tan mal me hacían. Ahora los veo y reflexiono acerca de ellos, porque puede haber algo de verdad en lo que se nos critica, y si soy capaz de no ofenderme, escuchar y reflexionar sobre los rechazos que sufro es por la gran confianza que tengo en mí misma:soy única, valiosa y me amo como tal.

Si esperamos a ser perfectas para amarnos a nosotras mismos, perderemos la vida entera. Ya somos perfectas, aquí y ahora.
No quiero grandezas, no espero mucho y tampoco espero nada, no soy tan buena ni tampoco tan mala, soy única. Con el tiempo se aprende que sólo queriéndonos a nosotras mismas somos perfectas a los ojos de cualquier persona.
A lo largo de la vida se pasa por muchas etapas, y por cada una de ellas caí y aprendí; sea cual sea el papel que debo desempeñar, siempre lo haré con la mejor voluntad y amor que nace desde mi interior. Hay que estar felices de quienes somos, no necesitamos compararnos con nadie, no estoy en esta vida para vivir amargada por no tener lo que otros tienen, soy feliz como soy, no tengo que enfermar de agobio por ser mejor, porque así tal como soy me gusto, para mí soy perfecta, debemos tener una mente así, tener mente ganadora.
Todo lo que necesito es amarme hoy más que ayer y tratarme a mí misma como a un ser profundamente amada. Al ser querida por mí misma, floreceré con una belleza que apenas puedo comenzar a vislumbrar, soy y seré mi mejor amiga.
El amor es el alimento que necesitamos los seres humanos para realizar nuestra grandeza. Al aprender a amarme más a mí misma,

aprendo a amar más a todo el mundo.aprendamos a ver el mundo con más amor. Será un mundo de personas sanas de espíritu en el que ayudaremos a que el mundo sea mucho mejor, porque nosotras ya lo seremos…
Y así es y será, si empiezas amarte y que tu boca diga cada mañana:

no necesitamos compararnos con nadie, no estoy en esta vida para vivir amargada por no tener lo que otros tienen, soy feliz como soy, no tengo que enfermar de agobio por ser mejor, porque así tal como soy me gusto, para mí soy perfecta, debemos tener una mente así, tener mente ganadora.

Todo lo que necesito es amarme hoy más que ayer y tratarme a mí misma como a un ser profundamente amada. Al ser querida por mí misma, floreceré con una belleza que apenas puedo comenzar a vislumbrar, soy y seré mi mejor amiga.

El amor es el alimento que necesitamos los seres humanos para realizar nuestra grandeza. Al aprender a amarme más a mí misma, aprendo a amar más a todo el mundo.
Me amo tal como soy, me gusta todo lo que hago y si a alguien no le agrada

yo no voy a renunciar a lo que ya soy: UNA MUJER SEGURA.


Publicado en mi blog.

 

Nunca Mas!


-Nunca Más confesaré que No puedo porque todo lo puedo en Cristo que me fortalece (Filipenses 4:13)
-Nunca Más confesaré pobreza, porque mi Dios suplirá todo lo que me falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús (Filipenses 4:19)
-Nunca Más confesaré temor, porque Dios no me ha dado un espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio (2 Timoteo 1:7)
-Nunca Más confesaré duda y falta de fe, porque Dios ha dado ha todas sus criaturas la medida de fe(Romanos 12:3)
-Nunca Más confesaré debilidad, porque Dios es la fortaleza de mi vida (Salmos 27:1) y el pueblo que conoce a su Dios se esforzará y actuará          (Daniel 11: 32)
-Nunca Más confesaré que el enemigo gobierna mi vida, porque mayor es el que esta en vosotros, que el que esta en el mundo (1 de Juan 4:4).
-Nunca Más confesaré derrota, Dios siempre me lleva en triunfo en Cristo Jesús (2 Corintios 2:14)
-Nunca Más confesaré falta de entendimiento, porque Dios ha hecho también que Cristo sea nuestra sabiduría.(1 Corintios 1:30)
-Nunca Más confesaré enfermedad porque por su llaga fui curado (Isaias 53:5) y Jesús mismo tomó mis enfermedades y llevó mis dolencias (Mateo 8:7).
-Nunca Más confesaré pesares y frustraciones, porque estoy echando toda mi ansiedad sobre el, porque el tiene cuidado de mí (1 Pedro 5:7). Con Cristo, estoy libre de preocupaciones.
-Nunca Más confesaré esclavitud, porque el Señor es el Espíritu y donde está el Espíritu del Señor ahí hay libertad (2 Corintios 3:17) Mi cuerpo es el templo del Espíritu Santo
-Nunca Más confesaré condenación, porque no existe la condenación para aquellos que están en Cristo (Romanos 8:1) Yo estoy en Cristo, por lo tanto estoy libre de condenación.

Enfrentando el dolor

Cuando perdemos algo en nuestras vidas, sea por el motivo que sea, queda un gran vacío, queda una especie de dolor en el pecho que es muy difícil de sacar.
A eso le llamamos sentimientos, algo capaz de sacarnos llantos de la nada, y no queda más que llorar y llorar. Es la única manera que nuestro dolor se va limpiando y vamos sanando por dentro…
Cuando se pierde a un ser amado, se siente algo que nadie puede conocer o imaginar excepto quien lo ha vivido. Es una punzada que te deja apenas sin aliento para respirar. Pero así son los designios de nuestro Señor, Él nos da Él nos quita, pero también cuando nos quita nos da muchas maneras de poder combatir el dolor, tenemos amigos, en algunos casos familia, que nos arroparán cuando nos sintamos vencidos y sin ganas de nada.
Dios es el único que nos da fuerzas para seguir, hay que aferrarse a esa fe, que todo lo podemos en Él, aun en las noches más oscuras de nuestras vidas, Él es la solución.
El dolor no pasa de un día para otro,cada cual lo vive de manera distinta, cada cual se supera de manera personal, no hay formulas mágicas que digan cual es la mejor para cada una, pero hay que buscar el consuelo, hay que pedir ayuda y decir con orgullo: “hoy me siento muy sola y te necesito”. Son palabras tan simples que muchas veces no las decimos pensando que a nadie le importamos, que nadie sabe cómo nos sentimos, pero no es así, estamos para ayudar a crecer de todas las maneras posibles a nuestras amigas, para eso estamos aquí, somos una familia que se une ante el dolor, y los lazos crecen como tentáculos de los pulpos que nos atrapan para abrazarnos estemos donde estemos.
Cuando se nos va un amor el dolor es muy parecido, pues siempre tenemos expectativas para con esa persona, lo soñamos todo, queremos todo, pero por diferentes causas ese amor no se nos da, y nos sentimos caer en un profundo estado de depresión. Ya nada nos alegra, nada nos puede volver hacer sonreír, parece que el corazón se nos cae a pedazos por la traición de aquel amor que fue todo para nosotros en un momento de nuestra vida.
¿Cómo se recogen esos pedazos de corazón?

De a poco, lentamente vamos tratando de retomar nuestras vidas, es necesario hacer un luto, un minuto de silencio en nuestro interior, sólo el silencio es capaz de darnos y devolvernos todo aquello que hemos perdido. Es como un bebé, hay que comenzar a caminar lentamente, tratando de saber cual ha sido el error, y no volver a caer en lo mismo; ser valiente y volver a levantarse, es volver a lavarse el cabello y desenredar así se ira también  nuestra vida desenredando para volver a caminar por un camino sin tantas espinas, más liso, más firme.

No es fácil, nada lo es, sólo depende de nosotras volver a recomenzar. No olvidemos lo importante que son las verdaderas amistades, hay que cuidarles para que el día de mañana nos arropen cuando el frío de la soledad penetre en nuestros huesos.
Y la respuesta a todas nuestras preguntas es Dios, sea cual se la relación que tengas con Él, recuerda que es padre y no le gusta que sus hijos sufran de ninguna manera, aférrate con mucha fe a las oraciones que estás necesitando y el resto se irá arreglando poco a poco.
Y así los días irán pasando y aquello que ha causado tanto dolor en tu vida, se irá suavizando. Pero hay que llorar, eso es como un bálsamo para nuestro corazón tan dolido.
El silencio, la oración, la paciencia, el amor de los amigos y familia, es lo que nos ayudará en nuestro caminar que hoy nos cuesta tanto empezar.

“Lidiar con gente complicada siempre es un problema, especialmente sí la persona complicada es uno mismo”.


Las relaciones personales no son difíciles pero se vuelven complicadas cuando no aplicamos la Regla de Oro: “Haz a los demás lo que te gustaría que te hicieran a tí” o “No hagas a los demás lo que no te gustaría que te hicieran a tí”.  O mejor aún: “Trata a los demás como a ellos les gustaría que los trataras”.
Todos los días nos estamos relacionando con personas, quienes pueden ser  nuestra pareja, nuestras familias, amistades, clientes o relacionados y es probable que con algunos nos llevemos muy bien, sin embargo con otros se nos hace cuesta arriba desarrollar una relación y esto puede costarnos un fracaso, pudiera ser emocional, físico, espiritual o financiero, hasta la pérdida de un empleo.
El primer paso para tener una relación exitosa es “ser el mejor”, y tratar a los demás como a  mí me gustaría ser tratado. Esto no es solamente para obtener un beneficio de  la otra persona, es para mí propio beneficio.
Por ejemplo, las parejas de matrimonios son las que enfrentan mayores conflictos y esto se va a reflejar en todas las demás aéreas de la vida, en su trato con los hijos o con los compañeros de trabajo o socios de negocios. Diversos problemas atacan a las parejas y muchas veces no se resuelven por causa del egoísmo, donde ninguno quiere dar su brazo a torcer y piensan que cada uno tiene la razón. Buscan ganar cuando lo ideal es que ganen ambos. Para lograr eso debes recordar que lo que haces a tu pareja te lo haces a ti mismo porque están en el mismo juego. Debo seguir la Regla de Oro.
¿Estoy tratando a mi pareja como a mí me gustaría ser tratado?
¿Estoy tratando a mis compañeros de trabajo como a mí me gustaría que me traten?
Si yo hago trampas en el matrimonio, realizo cosas indebidas en el trabajo, no valoro las relaciones ni las amistades y lo que busco es mi provecho personal, me estoy engañando a mí mismo. No pienses que te estás saliendo con la tuya. Existe la ley de la siembra y la cosecha que dice:“Cosechamos lo que sembramos, más de lo que sembramos, después de sembrarlo”. Así que debo preguntarme: ¿Qué estoy sembrando en esta relación?
Porque si estoy sembrando amor, voy a cosechar amor. Pero, si estoy sembrando engaños voy a cosechar engaños. Si siembro semillas de rectitud cosecharé paz, integridad, relaciones benéficas de gran calidad y de valor permanente.
¿Qué clase de relaciones quiero tener?
Creo que todos queremos relaciones saludables, relaciones que nos hagan crecer, relaciones donde podamos sentirnos amados, y para lograrlo debemos proponernos nunca tomar ventaja de la relación, eso sería manipulación y sólo te estás engañando al final. El apóstol Pablo decía “Un poco de levadura leuda toda la masa”, es decir un poco de contaminación contaminará todo. Ahora debo preguntarme ¿Qué cosas debo sacar de mi vida que me contamina?
Recuerda el gran mandamiento dado por Dios “ama a tu prójimo como a ti mismo” no puedes amar a tu prójimo hasta que primero te ames a ti, no puedes valorar a otros hasta que no te valores a ti mismo. El punto es que no tienes ventajas sobre los demás, no estás solo y para vivir necesitas de buenas relaciones.
Hoy es el mejor momento para comenzar a vivir bajo la Regla de Oro, de comenzar a tratar a los demás como nos gustaría que nos trataran a nosotros, o mejor aún, como a ellos les gustaría ser tratados, nos llevaría seguramente a ser felices, productivos  y a vivir en un mundo mejor.

"Siempre habrá personas más grandes y más pequeñas que tú”.




No, no te molestes porque otros tengan más que tú, aunque tú te lo merezcas más… recuerda la célebre frase que dice que“siempre habrá personas más grandes y más pequeñas que tú”.
Muchas veces nos fijamos en esa persona a la que todo le va bien, que tiene muchas cosas, mucho dinero, un buen amor, en fin… que tiene como decimos la vida arreglada. Pero yo no estoy de acuerdo que tengamos que sufrir por lo que tiene la del al lado. Recuerda que muchas personas viven en la abundancia y aun así no son felices.
La vida siempre puede presentar complicaciones a quien mucho tiene, especialmente a los que mucho tienen para sí mismos, porqueles falta lo principal, Dios.Sí amigas, todas pueden tener todo lo que tú no tienes, pero si le falta Dios pues son como fantasmas que van por la vida, sólo se nutren de cosas falsas, dinero, lujos, coches etc, pero todas esas cosas no hacen la felicidad.
La verdadera felicidad es cuando con lo poco que tienes compartes, cuando con tu humildad llegas a los corazones más rebeldes, cuando tu palabra es dulce como la miel, cuando dejas horas de descanso para dedicarte a las personas que sufren en este mundo…
Ya ven ustedes que son muchas las que necesitan una palabra de aliento, lo que sea que les levante el ánimo, y por eso mismo toda aquella que hace esta obra de amor, es porque tiene a Dios muy dentro de su corazón.
Las personas que aparentemente tienen todo y que le va de maravillas en la vida, estoy segura que llegan a su cama con un gran vacío, porque se portan de forma egoísta, ya no ven al lado, ya no se fijan si alguien sufre o no, carecen de toda humanidad.
También hay personas que son de un corazón muy noble y comparten las bendiciones que reciben, y así debe ser porque si no se comparten dichas bendiciones, dejan de serlo y  pasan a ser sólo una persona que por el momento disfruta de esos privilegios. Pero nunca olviden amigas, que la vida es de miel y de hiel, y que mientras la felicidad está en nuestra mesa, la tristeza espera en nuestra cama (la vida es así, con altos y bajos).
Nunca dejen de agradecer lo que tienen y lo que no tienen, es la única forma de mantener el equilibrio en nuestras vidas. Y siempre queda la esperanza de que nuestra vida cambie algún día. Y mientras exista Dios en nuestros corazones, Él jamás se olvidará de lo que estamos careciendo.

“Por eso les digo que todo lo que ustedes pidan en oración, crean que ya lo han conseguido, y lo recibirán” Marcos 11:24.

Vivir el día de hoy sin oración es como querer vivir el día sin respirar.  La oración es el regalo que Dios me ha dado para mantener relación con él.  La promesa de hoy, no solo me anima a orar sino a creer que lo que pido se logrará.  Pero, no es cualquier cosa que pido.Es lo que encaja en la voluntad perfecta de Dios.  Se que la oración no es una varita mágica para conseguir solo mis caprichos, pero es el medio para conocer la voluntad del Padre y entonces cuando la conozco puedo pedir todo…
Todo lo que encaja en la voluntad del padre y se que lo recibiré. Cuando deseo cosas que no están acordes con la voluntad de Dios entonces no estoy en el camino recto y por lo tanto no recibiré lo que he pedido.Cual debe ser el ejemplo a seguir en relación a la manera de orar en este día, para ver realizado lo que pido?. Evidentemente la personas del Señor Jesús. En toda su vida y ministerio él amo la justicia y aborreció la iniquidad y nunca pidió algo para su provecho más todo lo que pidió en oración estaba totalmente en armonía con la voluntad del Padre.

Hoy entonces quiero caminar en sus pasos y en sus pasos jamás hubo pecado, en su boca jamás se oyó maldición, cuando fue herido no demostró deseo de vengarse, pero lo dejó todo en las manos del Padre quien juzga rectamente.  Si en mi corazón no hay confianza en el Padre, entonces lo que pido no se me dará.
Hoy quiero hacer que mi vida sea consistente con los propósitos de Dios.

Hoy quiero que mis peticiones al Padre estén de acuerdo con su voluntad.
Hoy deseo antes que ver oraciones contestadas que el Padre me limpie el corazón de toda motivación y propósito errado y torcido.
Hoy quiero tener la libertad de llegar al trono de la gracia para encontrar misericordia en el tiempo de la necesidad.
Hoy no quiero perder la confianza en el Padre amoroso, quien siempre me invita a creer que él quiere cumplir sus propósitos en mi vida y a contestar mis oraciones que están en línea con sus propósitos.
Señor, Gracias por la oportunidad que me das de acercarme a ti en oración.
Hoy no quiero abusar de ese privilegio pidiendo desesperadamente para mis propios propósitos, pero quiero primero conocer tus propósitos para mi vida y entonces con confianza y seguridad pediré de acuerdo a tu voluntad para mi vida y entonces sí creeré que recibo todo lo que pido porque no es nada extraño a tu plan. Amen.