Mirarnos por Dentro

Hoy Te invito a que por un momento dejes todo lo que estás haciendo, respires llenando tus pulmones de aire y que lo sueltes lentamente, cierra tus ojos, porque fuera de ti no habrá nada para ver. Hoy quiero que empezemos a mirarnos por dentro.
Que veas el paisaje que habita en ti y tal vez desconoces. Que busques entre los oscuros fantasmas de los miedos, la luz de la valentía, que toques cada imagen del pasado con amor, aun cuando haya telarañas de dolor, eso no pertenece a tu presente; son sólo fotos amarillentas, hojas secas de un camino que ya recorriste.

Ríete de esos errores que aparecen en carteles gigantes con luces de neón, libera tu más entrañable carcajada, acaricia la inocencia perdida y vela por los sueños del niño que fuiste.
Obsérvate a detalle. Punto por punto. Porque sólo mirando hacia dentro vas a poder comprender que es lo que sucede en el mundo de afuera.
Sólo empezando por esta mirada, vas a tener las herramientas necesarias para componer lo que no te agrada.
Muchas veces sufrimos decepciones, o nos sentimos frustrados por tal o cual cosa, y enseguida la mano acusadora acribilla contra otros, una lista innumerable de culpables, ajenos a nosotros mismos.
Sin embargo, el chivo expiatorio, no te salva de tus propios pecados; porque aun cuando en apariencia salimos airosas, el juez interno no acalla su sentencia.
Encuéntra si quieres encontrar lo que deseas; empieza por ti el cambio auténtico y duradero; ámate si quieres amar, porque todo lo que damos es todo lo que somos.Cómo pretendes dar lo que no sabes que eres o tienes.
La verdadera búsqueda comienza por nosotras mismas. Aceptando cada una de nuestras partes, las luces; las virtudes, los valores, y las sombras, esas nefastas partes que muchas veces intentamos ocultar, evitar o rechazar.
Somos seres perfectas, porque no estamos exceptuados de pros ni de contra, perfectos en nuestra humanidad, porque siendo hombres y mujeres no tenemos la conducta de los dioses. Y Aceptándonos regresamos al equilibrio de ser uno mismo, de superar la dualidad que nos genera temor, angustia, sufrimiento.
Una misma, no es sólo la parte reconfortante de nuestro interior, es la suma de nuestras partes, la que constituye ese todo.
¿Cómo vives cuando intentas disimular tu timidez o cuando te aterra arriesgarte y fracasar?  ¿O simulando ser indiferente al amor? ¿Cómo llegas cada noche a tu casa después de haber cargado tantas máscaras?
Y no confundas ACEPTACIÓN con resignación, porque en el primer caso, sentirás una paz profunda y sincera, en cambio en la resignación queda un sabor amargo de impotencia.
Mirar hacia dentro, es el nombre que escogí para esta columna, porque es un punto en común que tendremos; un punto cardinal para reflexionar acerca de nuestras relaciones, nuestros logros, nuestros sueños, nuestro sentido de la vida.



Publicado en mi Blog: 


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s